La envidia (impide el trabajo en equipo)

envidia.jpgLa envidia es el malestar, tristeza y pesar que interiormente siente una persona por el bien que otro posee, por el triunfo que alcanza o por el reconocimiento que le es otorgado.
El envidioso está revestido de amargura por el beneficio del otro y por el resentimiento ante la incapacidad de alcanzar igual o superior bien, lo que llena su alma de odio, rencor y maldad.
Los incentivos individuales: los reconocimientos personales cuando la acción ha sido grupal; la exaltación injusta de las que no han hecho otro mérito distinto al de la adulación hipócrita y al engaño en los resultados la lucha por el ascenso, la falta de desarrollo de una pirámide técnica y no únicamente administrativa, son los grandes contribuyentes al fomento de la envidia y, por lo tanto, de la incapacidad de entender, estimular y practicar el trabajo en equipo en los procesos donde sólo el reconocimiento de las diferencias y la injusticia distributiva hacen que el bien del otro cause felicidad a sus compañeros.
No es envidia la admiración que sentimos por los bienes personales, espirituales, físicos y económicos que posee un compañero.
Tampoco es malo el sano deseo de llegar a poseer bienes similares cuando no llenamos de amargura nuestro espíritu.
¿Tiene usted envidia? ¿Está lleno su corazón de amargura y resentimiento porque a cierta persona todo le resulta bien? Consideremos algunos pasajes y apliquémoslos en nuestra vida.

  1. Eclesiastés 4:4. “He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu”.
  2. Mateo 20:15. “¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno?”.
  3. Romanos 1:29. “Estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades”.
  4. 2 Corintios 12:20. “Pues me temo que cuando llegue, no os halle tales como quiero, y yo sea hallado de vosotros cual no queréis; que haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desórdenes”.
  5. 1 Timoteo 6:4.“Está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas”.
  6. Tito 3:3.“Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros”.
  7. Proverbios 14:30 y 23:17. “El corazón apacible es vida dela carne; Mas la envidia es carcoma de los huesos”.
  8. Gálatas 5:26.“No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros”.

Si existe arrogancia, envidia, y amargura en su vida, jamás podrá trabajar en equipo. No podremos ponernos de acuerdo para solucionar los problemas espirituales, doctrinales o personal.
Le animo a despojarnos de las cosas que producen envidia, arrogancia y amargura.
Que Dios nos bendiga y ayude a mantener la unidad espiritual para que el mundo crea que somos seguidores de Cristo Jesús.

- Carlos Morgan.

About these ads
Publicado en Vida cristiana
4 comments on “La envidia (impide el trabajo en equipo)
  1. karen dice:

    Creo que la envidia, no permite en avance en ningun ambito de la vida, solo destruye la confianza y lleva al rencor constante para quien es más que él.

    No se puede vivir asi, no se puede crear un ambiente laboral, correcto para el avance. Por lo que el dicho de la manzana podrida es cierto y a esas personas hay que tratar de evitar o sacar

  2. noel dice:

    no soy creyente…mejor dicho, no se en que creer.
    sufro de envidia y me gustaría solucionarlo, pero no se por donde empezar.
    no se si realmente es envidia en si, o necesidad de que se me reconozca un esfuerzo que día a día realizo con constancia y dedicación pero con menos talento que otros.
    ahora estoy desesperado…odio la envidia y reconozco que la padezco y el querer liberarme de ella y no poder me come por dentro.
    no se ni por qué escribo aquí, es la primera vez que entro en esta página y posiblemente no sea el lugar para hacerlo, pero necesitaba pedir algún tipo de ayuda a alguien que no sepa nada de mi, y que pueda ser objetivo.
    gracias

  3. dunia honduras dice:

    bueno parese rara la enseñansa que dan yo e resibido otro tipo de enseñansa sorri pero no creo que ya somos salvos nosotros tenemos que buscar la salvacion

  4. lumbrera dice:

    Me gustó mucho. Todos en algún momento de nuestras vidas hemos sido salpicados con este pecado.

    lumbrera.wordpress.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Temas
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 35 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: