El Atavío de Ropa

“Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad.” 1 Timoteo 2:9-10.“Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos” 1 Pedro 3:5.

Estudiemos el significado de las siguientes palabras: Decoro, pudor y modestia.

“Decorosa”
La definición de la palabra “decoroso” dada en el Diccionario de español (Editorial Gredos, Madrid, por María Moliner, Tomo 1, Página 871) :
-“Se aplica a lo que no tiene nada contrario al decoro o dignidad.
-Decente.
-Limpio y cuidado, aunque sin lujo: ‘Un traje decoroso.’
-Conforme a lo que se estima moral o correcto desde el punto de vista sexual.”

“Pudor”
En el mismo diccionario (Tomo 2, Página 877) “pudor” se define como:
-“Vergüenza de exhibir el propio cuerpo desnudo… de ser objeto en cualquier forma de interés sexual o de hablar de cosas sexuales.
Sentimiento que aparta de exhibir cualquier cosa íntima”.

“Modestia”
De “modesto”, (Tomo 2, Página 434):
-“Aplicado a las mujeres.
-Se dice de la que cuida de que su comportamiento, en el aspecto de las relaciones con el otro sexo, no sea libre o provocativo.”

Para el entendimiento más amplio y profundo de los vocablos “decoroso,” “pudor” y “modestia” destacamos algunos términos claves en las definiciones dadas anteriormente.

-“Decente.” “Aplicado a las mujeres. 1. Honrada. 2.Irreprochable desde el punto de vista de la moral.” (Tomo 1, Página 865).

-Digno, -a. “Se aplica al que obra, habla, se comporta, etcétera, de manera que merece el respeto y la estimación de los demás y de sí mismo, que no comete actos que degradan o avergüenzan.” (Tomo 1, Página 999).

-“Vergüenza.” “Sentimiento penoso de pérdida de dignidad, por alguna falta cometida… Conciencia del sexo que impide a una persona portarse con desenvoltura con las del otro, que la cohíbe de mostrar las partes íntimas de su cuerpo, etcétera.” (Tomo 2, Página 1510).

-“Exhibir.” “Enseñar. Exponer. Mostrar. Poner una cosa ante la vista de la gente. Hacerlo así alguien con un vestido, sombrero, etcétera. Lucir. Ostentar.” (Tomo 1, Página 1253).

-“Exhibirse.” “Procurar ser visto.” (Tomo 1, Página 1253).

-“Exhibicionismo.” “Pruito (afán) de exhibirse o llamar la atención.” (Tomo 1, Página 1253).

-“Libre.” “Despreocupado. Deshonesto o licencioso: ‘Una muchacha muy libre en su trato con los chicos.” (Tomo 1, Página 250).
-“Provocativo.” “Se aplica a la mujer que provoca a los hombres con gestos, actitudes, etcétera, o con su aspecto físico.” (Tomo 2, Página 872).

-“Provocar.” “Incitar. Despertar deseo o atrevimiento las mismas mujeres en los hombres con la deshonestidad de sus palabras, sus gestos, su atavío”.

Al comprender los términos escriturales anteriores podemos determinar qué tipo de vestimenta debemos usar como cristianos.

Las siguientes son algunas referencias para seleccionar nuestra ropa:

1. Que sea decente, aplicable tanto para mujeres como para varones, Dt 22:5. Desde el punto de vista bíblico y traspasando todas las barreras culturales, el hombre no debe vestir ropa de mujer y la mujer no debe vestir ropa de varón. El intercambio de prendas es indecente. En nuestro caso, al ver a un hombre usar vestido, rápidamente podemos decir: “es indecente”. Sin embargo, al ver una mujer usar pantalones no es notable porque el propósito original de las mujeres es lucir su cuerpo para atraer al sexo opuesto. Esto ya se ve como una costumbre, la cual es importada.

2. Que sea con pudor, vergüenza de exhibir su propio cuerpo desnudo.
Cierto tipo de vestimenta está diseñada para exhibir el cuerpo y llamar la atención. Tal es el caso de los escotes, minifaldas y calzonetas. Como cristianos, no debemos ser guiados por lo que para el mundo es común o normal. Ellos hacen conforme a las costumbres mundanas (modas) y no según Dios (Su Palabra que no es perecedera).

3. Que sea modesta, no provocativa. La ropa que vestimos puede provocar al sexo opuesto.
Un hombre usando ropa ajustada a su cuerpo enseña toda su musculatura, su tórax y piernas. Lo mismo la mujer cuando expone sus piernas, (faldas chingas); bustos, por los escotes pronunciados y ropa ajustada a su cuerpo (pantalones, faldas y vestidos etc.), provoca al sexo opuesto y esto no va de acuerdo a lo recomendado por la palabra de Dios.

Es importante acatar las recomendaciones de Dios en cuanto a la vestimenta para no encontrarnos.

Anuncios
Publicado en Vestuario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Temas
A %d blogueros les gusta esto: