La teoría que enseña que Dios le da al esposo culpable de fornicación permiso para volverse a casar

Por Paul Melton

Algunos en el mundo religioso adoptan esta teoría, pero como vamos a ver en este estudio, esta teoría es absolutamente falsa. La conclusión de que el esposo culpable de fornicación puede volverse a casar con otra persona con la aprobación de Dios, la sacan de Mateo 19:9. Explican Mateo 19:9 de esta manera: para poder cometer adulterio los dos todavía tienen que estar casados ante los ojos de Dios, aunque se hayan divorciado y consideren solteros a la vista de la ley civil.
Entonces, si dos cristianos se divorcian sin causa bíblica aún siguen casados a los ojos de Dios. él no reconoce un segundo matrimonio y lo consideraría como infidelidad conyugal. En caso de que un hombre o mujer se divorcien por infidelidad conyugal, Dios reconoce el divorcio y ambos esposo son libres para casarse. Ninguno de los dos está ligado al pacto matrimonial y se pueden casar por segunda vez con la aprobación de Dios.
A primera vista, esta teoría parece tener lógica, pero al examinarla detalladamente encontramos varios defectos. 1 Ts. 5:21 dice: “examinadlo todo…”. En otras palabras, debemos poner esta teoría en tela de juicio para determinar si es verdadera. Al analizar esta teoría considerando con las Escrituras, descubrimos que yerra en por lo menos tres puntos:

1. Según esta teoría, Dios no reconoce la existencia de algunos de los divorcios y matrimonios contraídos por la ley civil. Pero como vamos a ver en este estudio, la Biblia enseña claramente que Dios reconoce la existencia de todos los matrimonios y divorcios (entre hombre y mujer) realizados bajo la ley civil, sean bíblicos o no.
2. Según esta teoría, “la frase excepción” en la primera parte de Mateo 19.9 y Mateo 5:32 también se aplica a la segunda parte de estos versículos. Pero como vamos a ver en este estudio, en Mateo 19:9 Cristo no dice “el que se casa con la repudiada (salvo la repudiada que es culpable de fornicación) adultera”. Cristo no hace una excepción para los divorciados que cometen fornicación.
3. Según esta teoría, Dios premia el pecado. La consecuencia lógica de esta teoría es “si no está contento con su matrimonio, asegúrese de cometer adulterio antes de divorciarse para que pueda casarse con otro (a) con la aprobación de Dios.” En otras palabras, “si quiere salir de un matrimonio desagradable, es imperativo cometer adulterio primero, solo así se puede casar otra vez.” Si esta teoría esta correcta, ¡Dios nos premia si cometemos pecado! Como veremos en este estudio, el cónyuge culpable que ha violado su voto matrimonial, y se ha divorciado, no puede volverse a casar con la aprobación de Dios.

Dios reconoce todos los divorcios civiles (entre hombres y mujeres). Como punto de aclaración: cuando decimos que Dios reconoce todo divorcio, no estamos diciendo que Dios aprueba todo divorcio. La Biblia enseña que Dios reconoce y acepta la existencia de todo matrimonio realizado por la ley civil.
1) Cuando un hombre se divorcia de su esposa, ella es “repudiada” (divorciada) (Mateo 5:32; 19:9). Al llamarla “repudiada”, Cristo está reconociendo el divorcio. ¿Cómo podemos decir que no está realmente “repudiada” cuando Cristo dice que sí? La palabra repudiada (apoluw, en el griego) es un término compuesto por dos palabras, apo (de, desde) y Luo (soltar, desligar) y significa “dar suelto de, dejar ir libre.”
Cristo la llama “repudiada”. Es decir, Cristo reconoce que ella no está casada, queda libre de ese primer matrimonio.
2) En 1 Corintios 7:10,11 encontramos una mujer, quien se ha divorciado. Dios reconoce ese divorcio aunque no haya sido por fornicación. “Que la mujer no se separe del marido; y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer.” La frase “sin casar” en este versículo (agamov en el griego) significa “sin matrimonio, no casado, soltero.” La misma palabra “agamov” traducida “sin casar” en el versículo 11, se traduce en 1 Corintios 7:8, 32 como “soltero”.
Si se divorcia de su primera esposa sin causa bíblica, ya no está casado con ella. Es soltero y debe quedarse así: sin casar. No está casado con su primera esposa ante los ojos de Dios, ni de nadie más. Es soltero, sin esposa, sin matrimonio. Este versículo prueba que Dios reconoce todos los divorcios realizados por la ley civil.
“Es una violación al idioma y a la razón contender que una persona puede estar divorciada y al mismo tiempo casada con quien le dio el divorcio. Insistir en que uno puede estar divorciado a los ojos del hombre, pero no a los ojos de Dios es una tontería. Dios tal vez aprueba la acción, quizá no, pero eso no quiere decir que la acción no ocurrió. Un divorcio sin autoridad bíblica todavía es un divorcio y deja soltera a la persona divorciada. Casado significa casado y divorciado significa divorciado. ¿Dónde enseña la Biblia que uno puede estar divorciado, pero todavía casado ante los ojos de Dios? (Terry Baze).

Algunos enseñan que si el hombre divorciado sin causa bíblica se casa con otra mujer en realidad sigue casado con su primera esposa, a la vista de Dios. Dicen que en el segundo matrimonio están casados delante de la ley civil, pero no de Dios. Afirman que Dios no “reconoce” la existencia de ese segundo matrimonio.
¡Esto es completamente falso! La Biblia enseña que Dios reconoce la existencia de matrimonios que no son bíblicos, aunque no los aprueba. Marcos 6:17-18 dice: “Porque el mismo Herodes había enviado y prendido a Juan, y lo había encarcelado por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano; pues la había tomado por mujer. Porque Juan decía a Herodes: no te es licito tener la mujer de tu hermano”. De este pasaje aprendemos:

*Herodes había encarcelado a Juan el bautista.
*Herodías estaba en desacuerdo con Juan porque él había condenado a Herodes por haberla tomado por esposa.
*Herodes encarceló a Juan “por causa de Herodías.”
*Herodías era la esposa de Felipe. Felipe era hermano de Herodes, quien “la había tomado por mujer”, Marcos 6:17.

Note: es obvio que el matrimonio (según la ley civil) existía entre Herodes y Herodías. “Pues la había tomado por mujer” o sea “Herodes se había casado con ella” (versión Dios habla hoy).

Juan le había dicho a Herodes: “No te es licito tener la mujer de tu hermano.” (Mr. 6:18). Ya que se había casado con ella, ¡Herodes la tenía! Es obvio que Herodes y Herodías estaban en una relación matrimonial.
No le era “licito” tener a Herodías aunque “se había casado con ella”. Juan dice que Herodes estaba casado con Herodías y la “tenia”, pero no era “lícito”. Aquí encontramos un matrimonio reconocido por Dios, pero no aprobado. (Herodes estaba desobedeciendo la ley judía de levítico 18:16 y 20:21, la cual prohíbe al hombre casarse con la cuñada). Aunque Herodes se casó legalmente (según la ley civil), no era lícito (no conforme con la ley de Dios y sin la aprobación divina).

A. Dios reconoció el matrimonio entre Herodes y Herodías, pero no dio su aprobación. Hoy día, Dios reconoce los matrimonios civiles, pero en algunos casos no da su aprobación.
B. Cristo mismo reconoce en Mateo 19:9 que el hombre divorciado sin causa bíblica tiene la capacidad de “casarse con otro”. Algunos dicen que ese segundo realmente no existe –Cristo dice que sí. Cristo enseña que ese hombre está casado con otra mujer. Es decir, tiene otra esposa. Cristo reconoce que ese segundo matrimonio existe, aunque no lo aprueba. En estos versículos Dios reconoce los segundos matrimonios de personas divorciadas sin causa bíblica. Aunque los reconoce, no los aprueba. ¿Se aplica “la frase de excepción” de la primera parte de Mateo 19:9 y Mateo 5:32 a la segunda parte de estos versículos? La segunda parte de Mateo 19:9 en realidad dice: “y el que se casa con la repudiada (salvo por causa de fornicación) adultera.” En otras palabras, dicen que el hombre que se casa con la divorciada culpable de fornicación no comete adulterio. Consideran que Cristo usa un elipsis –que omite la frase “salvo por fornicación” en la segunda cláusula, pero que se entiende, obviamente debe estar allí para completar gramaticalmente la expresión. El hecho es que “la segunda parte” de Mateo 19:9 y 5:32 es una cláusula independiente, y no depende de la primera cláusula para completar su significado. “Salvo por causa de fornicación” es una frase advervial que modifica a la palabra “cualquiera” ni “su esposa” (porque estos son sustantivos) Para modificar estos sustantivos se necesitaría un adjetivo, no un adverbio. Para modificar “la repudiada” (sustantivo), la construcción de la frase tendría que ser diferente! ¡La frase “salvo por causa de fornicación” no puede funcionar como adverbio y adjetivo al mismo tiempo! Gramaticalmente es imposible aplicar la frase de la excepción a ambas cláusulas en el versículo.

Cristo dice: “el que se casa con la repudiada adúltera”—cualquier cristiana repudiada por cualquier razón. Cristo no hace una excepción para la cristiana repudiada culpable de fornicación. Es el hombre quien dice que la segunda cláusula de Mateo 19:9 y 5:32 no se aplica a la repudiada por fornicación. Como hemos visto, la frase de la excepción no está en la segunda parte de Mateo 19:9, y no podemos poner una excepción allí. “No añadas a su palabra, para que no te reprenda y seas hallado mentiroso” (Proverbios 30:6).
¿Qué dice el texto? Conteste cada pregunta conforme al contenido de cada versículo). Lucas 16:18: “Todo el que repudia a su mujer, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada del marido, adultera. ¿Qué significa “repudiar” (significa lo mismo que divorciar)? Si “repudiar” no significa divorcio, ¿qué significa entonces? La mujer repudiada, ¿está divorciada? Sí o no ( Aunque Dios no apruebe el divorcio, ¿fue ella divorciada si o no) ¿Está casada todavía con el primer marido o divorciada (repudiada) del primer marido?
Cuando ella se case otra vez, ¿estará casada con el segundo hombre, sí o no? ¿Está casado el segundo hombre con ella, sí o no. Según el versículo, ¿tiene alguien la libertad de casarse por segunda vez? Y si uno de los divorciados se casa, ¿está cometiendo adulterio?
¿Aprueba Dios los divorcios y matrimonios mencionados en este versículo. En Mateo 19:9 dice: “y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera”.
¿Significa “repudio” divorcio? ¿Casarse significa contraer matrimonio, sí o no? En base a qué puede uno divorciarse de su marido y casarse con otro -sin cometer adulterio? ¿Quién queda libre para casarse con otro según el versículo? ¿Es libre la repudiada (divorciada) para casarse?. 1 Corintios 7:10,11: “pero los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido; y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido: y que el marido no abandone a su mujer”. ¿Significa “separa” o separe lo mismo que divorcio? ¿Sí o no? ¿Tenía ella razón bíblica para divorciarse de su marido? ¿Está divorciada (separada) la mujer de su marido? ¿“Sin casar”, significa lo mismo que soltero en este versículo? Ahora que se divorció, ¿está soltera? ¿Sería posible que, aunque ya no esté casada con su primer marido, siguiera ligada por la ley de Dios a él? ¿Sí o no? —Paul Melton

Anuncios
Publicado en Matrimonio
One comment on “La teoría que enseña que Dios le da al esposo culpable de fornicación permiso para volverse a casar
  1. Diana dice:

    Im in a God´s unaprobate marrige, Im so sorry but what can I do now?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Temas
A %d blogueros les gusta esto: