¿Qué piensas de tus padres?

Una pregunta dirigida a los jóvenes, quienes a diario deben aprender a convivir con sus padres. Se presentan cuatro preguntas que muestran el deber hijo-padre.

Si alguien te pregunta de tus padres te está preguntado de ti mismo. Toda actitud negativa hacia ellos es rebelión.
Por eso, debemos tener cuidado de no revelarnos contra nuestros padres, pues ellos quieren lo mejor para nosotros. Muchas de las prohibiciones son para nuestro beneficio y moldearán nuestra personalidad.

1. ¿Qué clase de educación puede ayudar a la persona joven a respetar a sus padres?
El enseñarles que Dios quiere que los padres eduquen bien a sus hijos en el plan de Dios. No es una decisión propia de los padres, sino de Dios (Eclesiastés 12.1), para que en su edad más productiva se acuerden de aprovecharla para su creador.

2. ¿Qué han hecho tus padres por ti hasta ahora?
Los padres muestran el amor por sus hijos desde antes de nacer. Principalmente la madre, quien los lleva durante nueve meses en su vientre. Luego de nacer les dan a sus hijos el cuidado necesario, que no siempre es fácil. Los jóvenes deben comprender esto porque los padres los aman y deben apoyar sus decisiones para que haya paz y armonía en el hogar (Efesios 6.1,2).
Por otra parte, los padres dan a sus hijos alimento, educación, vestuario y techo. Los adolescentes deben meditar sobre cuánto hacen sus padres por ellos. Reflexiona en esto, y más cuando no te provocan a ira, sino que usan la disciplina y amonestación del Señor (Efesios 6.4).

3. ¿Qué punto de vista debes tener cuando tus padres cometen un error?
Si quieres que Dios perdone tus ofensas debes perdonar a tus padres, porque ellos cometen errores como todo ser humano (Mateo 6.14,15). La posición que da la Biblia a los padres la encontramos en Proverbios 6.20. Guarden lo que sus padres les manden y no abandonen sus enseñanzas.
“La misericordia triunfa sobre el juicio” (Santiago 2.12). La misericordia encierra clemencia para no castigar al enemigo. Al someterte a situaciones difíciles debes tener misericordia de ellos cuando consideres que son muy duros contigo. No los castigues volviéndote rebelde y desobediente.

4. ¿Das a tus padres respeto?
No los mires como a extraños, sino como a tus amigos, en quienes puedes confiar para resolver tus dificultades. Respetándolos a ellos, te estás respetando a ti mismo (Colosenses 3.20).
Proverbios 30.17 muestra la actitud incorrecta de los hijos. Todo lo que siembres eso cosecharás (Gálatas 6.7). Siembra amor y respeto hacia tus padres y eso cosecharás.
Acuérdate de amar, obedecer y respetar a tus padres para que todo a tu alrededor se muestre a tu favor.

Freddy Rivas, septiembre 1999, tomo 8. Evangelista en La Ceiba, Honduras.

Anuncios
Publicado en Familia (Hogar)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Temas
A %d blogueros les gusta esto: