El noviazgo

noviazgoEsta etapa comprende los años más placenteros de nuestra vida. El noviazgo es parte de la preparación esencial y necesaria para un matrimonio feliz. Es vital por varios propósitos: primero, para el crecimiento y, segundo, para la adaptación por parte del hombre y la mujer. También ayuda a conocer el mejor tipo de persona con la que uno desearía compartir su vida. Es una preparación para el matrimonio, la duración varia entre meses y años. En este periodo se debe tratar de hacer lo mejor estableciendo ideales en el noviazgo.

Tres sugerencias que pueden ayudar a los jóvenes en el noviazgo:

Primero. No espere que su novio o novia sea perfecto, pero mantenga en alto sus ideales. Usted debe tener ideales y necesitan compartirlos con su pareja. Probablemente ninguna persona poseerá todas las cualidades deseables pero algunos las poseerán más que otros.

Segundo. Recuerde que una fuerte perspectiva espiritual es más importante que la belleza física. Para muchos jóvenes, sin embargo, eso es lo más deseable y así sacrifican el cristianismo por la belleza para luego darse cuenta del error de su elección. La belleza física es buena y tiene su lugar en el noviazgo, mas no lo es todo.

Tercero. En el noviazgo no debe desesperarse. Hay jóvenes cristianos que les gusta jugar con fuego. Debe haber respeto mutuo. Hay padres cristianos que aconsejan a sus hijos andar con jóvenes del mundo. Algunos padres les dicen a sus hijos que no se casen con fulano ni con mengana porque no les gusta como esposo o esposa. Hay decisiones que las deben tomar los jóvenes y no sus padres. Claro que debemos dar consejos, pues deseamos lo mejor para nuestros hijos, pero cuando ellos tengan madurez espiritual buscarán una joven cristiana con principios. Hemos visto muchos jovencitos que buscan su pareja en el mundo. Quizá sea por falta de asesoramiento.
Los padres somos los responsables de ayudar a nuestros hijos. Hay ciertas clases de personas entre las cuales no le convendría escoger como esposa o esposo. Por ejemplo: yo no decidí buscar a una incrédula sino a una cristiana, quien es mi esposa y madre de mis hijos. Pablo, cuando escribo en 2 Corintios 6:14 “ No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”, habla sobre la idolatría en el contexto, pero puede ser aplicado al matrimonio cristiano también. Los jóvenes no deben inclinar su mirada hacia las jóvenes del mundo. Algunos, no teniendo cuidado de esto, cortejan a incrédulos con la esperanza de convertirlos a Cristo. Desdichadamente en muchos casos no funciona.

El noviazgo es una etapa vital antes del matrimonio. Puede funcionar a su favor si lo toma con perspectivas cristianas, con alto ideal y amor por la verdad. El fracaso en el matriomnio puede llegar cuando uno de los dos no comparte la misma esperanza de salvación. Deseamos que Dios bendiga sus vidas.

Carlos Morgan

Anuncios
Publicado en Noviazgo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Temas
A %d blogueros les gusta esto: